Inicio Negocios Las cuentas multidivisa prometen a los colombianos un nuevo salvavidas para los...

Las cuentas multidivisa prometen a los colombianos un nuevo salvavidas para los pagos de remesas y las transacciones

191

A pesar del aumento de la inflación y de la subida del dólar, en 2022, 4,9 millones de colombianos viajaron al extranjero, un 10% más que en los tres años anteriores. Los colombianos que trabajan fuera de su país de origen, también batieron otro récord en 2022, enviando más de 9.400 millones de dólares en remesas, 831,6 millones más que el año anterior. Incluso con el desafío de la reciente pandemia de Covid-19, los colombianos son cada vez más internacionales, y esta tendencia parece que continuará en 2023. En respuesta a la demanda de los consumidores, los bancos y otras instituciones financieras están empezando a ofrecer un nuevo tipo de cuenta bancaria para los colombianos con mentalidad internacional: la cuenta multidivisa, que promete dar mayor flexibilidad tanto a los colombianos que trabajan y viajan al extranjero, como a los inversores.

«Debido a la combinación del fortalecimiento del dólar, el aumento de la inflación local y una perspectiva más internacional entre los colombianos que trabajan y viajan al extranjero, los consumidores están buscando más opciones de divisas cuando se trata de sus propios ingresos, ahorros e inversiones», comenta Rodrigo Silva, vicepresidente Senior de Ventas para Latam de Temenos. «Las cuentas multidivisa están empezando a llegar en el momento justo para un número creciente de colombianos en casa y en el extranjero».

Actualmente hay cuatro bancos en Colombia -Bancolombia, Itaú, Banco de Bogotá y Davivienda- que pueden ofrecer a sus clientes una cuenta física en dólares estadounidenses. Sin embargo, el importe mínimo de apertura oscila entre 5.000 y 25.000 dólares, una suma que suele ser muy elevada para el colombiano promedio. 

«Los requisitos de apertura de estas cuentas en el extranjero, en torno a los 25 millones de pesos colombianos, supondrán un rechazo inmediato para millones de colombianos que buscan diversificar sus finanzas», explica Rodrigo. «Pero como hemos visto en tantos otros casos, las empresas fintech y los neobancos están llegando para llenar este vacío en el mercado, prometiendo ofrecer una banca para todos en lugar de pensar solo en aquellos que poseen un alto patrimonio neto.»

Una de las fintech más exitosas en ofrecer una cuenta multidivisa es la chilena Global66, que lanzó su oferta en Colombia en octubre del año pasado y ahora está disponible en siete países latinoamericanos. En marcado contraste con las cuentas físicas en dólares que ofrecen los bancos colombianos más consolidados, Global66 no tiene gastos mínimos, requisitos de ingreso, ni costes de mantenimiento, y en su lugar gana dinero cobrando una pequeña comisión por convertir fondos de una divisa a otra. Aunque los clientes pueden elegir entre mantener su patrimonio en dólares, pesos colombianos y otras divisas como pesos chilenos y mexicanos, también pueden enviar y recibir transferencias a 65 países.

«Otra empresa que los colombianos deberían tener en cuenta es Revolut«, añade Rodrigo. «Los pioneros fintech británicos iniciaron operaciones en 2015 y desde entonces se han expandido a 28 países y más de 25 millones de clientes. Recientemente han abierto oficinas en México y Brasil, y es solo cuestión de tiempo que su expansión latinoamericana llegue a Colombia.» Un tipo de superapp multidivisa como el que Revolut ofrece a sus clientes europeos -que combina una cuenta bancaria digital, inversiones, préstamos, seguros, criptomonedas y muchas otras innovaciones- encontraría una apoteósica bienvenida de clientes colombianos que buscan enviar dinero a casa a sus familiares, usar dinero más fácilmente mientras viajan o simplemente, desean protegerse contra las fluctuaciones de las divisas. Y concluye: «Prevemos que, a medida que más y más colombianos sigan viviendo, trabajando y viajando al extranjero, el tipo de soluciones multidivisa que se ofrecen en otros países irán llegando con fuerza en los próximos doce meses. Y cuando lo hagan, proporcionarán una banca para todos al aumentar el acceso al comercio de divisas, además de disminuir y hacer más accesibles los pagos de remesas y los gastos de viaje.»